Historia de Etrania
Historia

La ciudad de Rostow fue fundada bajo la protección del Pico de la Wyverna por Modnyr, la primera reina de Rostow y de la que han descendido todos los gobernantes de la ciudad. Poco a poco su influencia y su poder fueron creciendo y mediante pactos amistosos y otros no tan amistosos acabó por convertirse en capital del continente de Etrania. Pero la Plaga lo cambió todo.

La llegada de los mohur y la Plaga supuso un duro golpe para Rostow. El ejército etranio fue incapaz de derrotar a la máquina de guerra bien engrasada de los mohur, y tras la batalla del Bosque de las Lágrimas todo parecía perdido. Paradójicamente fue la Plaga la que salvó a la ciudad de la conquista, pero también la que fragmentó el continente. La Plaga diezmó al ejército mohur y permitió ir recuperando el terreno perdido hasta echarles al mar en una última batalla en el Desierto Fantasma. Milagrosamente la Plaga afectaba menos a los etranios que a los mohur. Pero también les afectaba.

Pronto la euforia por la victoria se vio ennegrecida por pústulas y ronchas en los vencedores. El miedo atenazó los corazones de los etranios y cerraron sus puertas a los forasteros. Lentamente Rostow fue perdiendo el contacto con las poblaciones de fuera. Además la actitud restrictiva que tomó El Culto agravó la situación. Se salvaron muchas vidas, pero la ciudad quedó aislada.

Con el tiempo los habitantes de Rostow decidieron salir de la ciudad y encontrarón que la plaga había prácticamente desaparecido, los habitantes de Rostow se enfrentaron a tierras salvajes, numerosos bandidos y algunas rebeliones, pero poco a poco consiguieron reclamar los territorios que ancestralmente les pertenecieron.

Debido a la muerte del rey un grupo de habitantes fue exiliado de la ciudad por el Culto y se refugió en una gran ciudad que se encontraba abandonada. Después de bautizarla como Albor, la ciudad blanca. El conflicto y la rivalidad con Rostow y el Culto continuarón por muchos años. Hay mucha discusión sobre que sucedió realmente en la guerra, pero en lo que todos estan de acuerdo es que sus efectos cambiarón el continente para siempre.

Un gran noble se alzó por encima del resto para poner fin al caos. Rackhar Yorath, que más tarde fué llamado El Rojo, reunió a la nobleza e inició una campaña para restaurar la unidad del reino. Se dirigió hacia Albor y arrasó la ciudad a sangre y fuego. Durante meses se pudo oler el olor a carne quemada y los gritos de los que morian abrasados en las piras. Prohibió el Culto e instauró la adoración a Gibil mediante sacrificios humanos y grandes espectaculos de gladiadores. Finalmente se autoproclamó rey de todos los Etranios.

Durante varias decadas Etrania tuvo que soportar a opresión y crueldad, y los intentos de rebelión de algunas casas como Baie fueron aplastados, sus bienes incautados y su pueblo muerto o dispersado. Cuando toda esperanza parecia perdida se produjo una serie de hechos inesperados, a lo largo de las caminos la gente se encontraba con hombres que iban medio desnudos y sin ningun bello facial. De ojos carmesíes afirmaban haber sido besados por Gibil y exhibian unos poderes sobrenaturales que claramente no eran de este mundo. Tenian el poder de manipular y crear fuego, y recorrian los caminos y las aldeas aplicando justicia e impidiendo los abusos de los emisarios del rey. Se llamaban a si mismos los Sacerdotes de la Llama.

Cuando Rackhar conoció los hechos actuó inmediatamente y proclamó edictos pidiendo la cabeza de los sacerdotes de la Llama. Como pronto descubrieron sus patrullas ésta no iba a ser una misión sencilla. Los sacerdotes pronto consiguieron una gran popularidad entre el pueblo que los ocultaba y poco a poco fueron ganando poder y apoyo. De entre todos los sacerdotes su lider era Belisios, el bendecido. Ante la oportunidad, algunas casas nobles decidieron rebelarse contra la tirania, el primero de ellos fue Tyndell Yubonas que habia acudido con la intención de acabar con Belisios. Éste se le presento delante de sus ejercito completamente desarmado y cuando Tyndell lo tuvo delante y vió con que intensidad brillaba en su mirada el fuego de Gibil, hincó su rodilla y reconoció al enviado de los dioses delante de todo su ejercito.

Otras casas nobles se pusieron inmediatamente del lado de Belisios y Tyndell, mientras que otras del lado de Rackhar. Las menos intentaron mantenerse en una cómoda ambiguedad. Con esto estalló la guerra civil, llamada también la Guerra de las Cenizas por la cantidad de ciudades y pastos arrasados por los dos bandos.

Despues de 3 años de movimientos, escaramuzas y asedios. La guerra acabó en la batalla de Meggido, donde los ejercitos supervivientes se encontraron en la colina que lleva dicho nombre y donde Belisios, Tyndell y Rackhar se enfrentaron. La batalla es narrada en la conocida balada épica "Las sombras sobre Meggido". El resultado de la batalla fue la muerte de Belisios y Rackhar, y Tyndell gravemente herido. Del lugar donde se habia situado una colina quedó un enorme crater desde el cual se alza una gran columna de fuego de unos 30 metros de altitud y que ha permanecido encendida hasta hoy dia.

Tyndell quedó gravemente tullido de por vida y nunca más pudo volver a caminar. Pero con la ayuda de los sacerdotes y de los demas nobles fué proclamado el primer rey Fénix del reino e intentó reparar todos los daños que la guerra y el reinado de Rackhar habia causado. Los supervivientes del bando vencido se retiraron abandonando sus tierras y zarparon en barco allende los mares, no sin antes prometer venganza y que algun dia regresarian para hacer justicia.

Al final del reinado de Tyndell tuvo lugar una invasión de los ahora conocidos como "pueblos del mar", una serie de pueblos que sin conexión aparente empezaron a aparecer por las costas de los antiguos Baie. Quizas porque el rey era viejo o quizas porque estaba harto de guerra, decidió en contra de sus cosejeros y más allegados ceder la tierra a los salvajes siempre que juraran fidelidad al reino. Estos aceptaron y desde entonces viven con cierta autonomia en dicha zona.

Despues del reinado de Tyndell, reinó su hijo Erebard, cuyo largo reinado se caracterizó por la paz, la construcción de nuevas ciudades, el florecimiento del comercio, las artes y la cultura. Erebard decretó la libertad de culto entre los que seguian a los Sacerdotes de la Llama, y el viejo Culto que aun tenía muchos seguidores. Y bajo su mecenazgo, el gremio de Brujeria volvió a renacer y aplicar sus conocimientos médicos a todo el reino.

A la muerte de Erebard, su hijo Lobart tomó su reinado. De edad joven, no queria llevar una vida como la de su padre, que juzgó ociosa e indigna de recordar en los libros de historia. Quizas por su juventud tenia afán de ser reconocido y recordado como un héroe, así que reunió una expedición para perseguir a los exiliados que habian jurado destruir su corona y que se hacian fuertes al otro lado del mar. En su lugar designó a su tio, Meekin, como senescal del reino para que gobernara en su ausencia.

Hace ya 11 años de la partida del rey, y 8 años desde que no se tiene ninguna noticia de él. Muchos murmuran en susurros que quizas el rey haya muerte y que habria que ir pensando en un nuevo rey. Pero muchas casas no tienen interes en hablar abiertamente del tema y esperan con resignación la llegada de noticias sobre el rey. El gobierno del senescal Meekin es cada vez más corrupto, es un secreto a voces que no tiene pudor en aceptar todo tipo de sobornos, y que hace y deshace las leyes a su antojo y conveniencia. Algunas casas nobles han mostrado tibiamente su desagrado ante la situación actual, y las tensiones con el pueblo y los Sacerdotes estan llegando un punto peligroso.

El último decreto del senescal ha sido particularmente peliagudo, puesto que ha decretado ilegal el viejo Culto y ha puesto un precio a la cabeza de todos sus clerigos. Muchas familias se ocultan o han huido al campo, mientras la tensión se palpa en el ambiente.

Mapa de Etrania

Aquí se puede contemplar el mapa de Etrania tal y como se muestra en las bibliotecas de los brujos.

Etrania